miércoles, 30 de julio de 2008

Amy. Esa chica triste y solitaria

Reconozco que descubrí a Amy Winehouse hace poco tiempo. Hasta entonces siempre que había oído hablar de ella había sido sobre noticias ajenas a su música: escándalos, detenciones, drogas… Por eso en algún momento pensé que era un producto más, alguien creado por la industria discográfica para tirarlo abajo más tarde, crear un mito con cadáver joven, y dejar por el camino un montón de portadas sensacionalistas que ayudaran a vender más discos.

Hace unas semanas escuché por primera vez su segundo disco, Back to black, y reconozco que estaba equivocado en mi primera impresión. Puede que haya un componente comercial en todo lo que le rodea, ese mismo que hace que miles de jovencitas se peinen, maquillen y vistan como ella, que hace que ocupe portadas en programas del corazón por sus excesos. Pero nada más escucharla por primera vez, tienes la seguridad de que estamos ante una voz única y extraordinaria, quizás la mejor que ha salido en los últimos años. Si no fuera porque no me gusta comparar, diría que desde Billlie Holliday no había oído nada igual.

Ya que mi inglés no es muy bueno, he encontrado por la Red algunos videos con las letras de sus canciones subtituladas en castellano y me alegra descubrir que además de su música y su voz, sus letras son talentosas, sucias (me recuerdan al realismo sucio de Bukowski y Pedro Juan Gutierrez, dos escritores por mí admirados), actuales, tristes, geniales, descarriadas… como es ella.

Dan ganas de abrazarla y cuidarla para que no se pierda en sus excesos. Esperemos que alguien lo haga por nosotros, que la asesore bien y la haga quererse un poquito: tanto talento no puede desaparecer.

Os enlazo unos vídeos; el primero es del tema Rehab cantado a pelo, y el segundo es You know I’m no good con los subtitulos en castellano y que (a pesar de algún pequeño error de transcripción) es toda una declaración de principios, como toda su música. Que los disfruteis y que podamos seguir disfrutando todos de ella durante mucho tiempo.






No hay comentarios: