viernes, 13 de marzo de 2009

Los lugares olvidados



Hace meses leí un artículo que llamó especialmente mi atención por lo que tenía de poético. Se trata de una corriente que se puso de moda hace algunos años en Europa y que hace ya tiempo que se está implantando también en nuestro país, alimentada sin duda por la popularización de las cámaras digitales.

Es gente que busca lugares abandonados, fábricas, pozos mineros, estaciones de tren, de metro, sanatorios… en fín lugares que han caído en el olvido, para observarlos y fotografiarlos para luego colgar las fotos en un blog.

Sí, ya sé que eso de entrar e una propiedad privada aunque esté abandonada no está del todo bien, pero se trata de rescatar del olvido esos lugares y reconstruir las historias que alli ocurrieron para compartirlas.

Ellos dicen que tienen una especie de decálogo con unas normas mínimas entre las que están no entrar por la fuerza, no romper nada, no llevarse objetos y tampoco dar pistas ni decir dónde se encuentra el edificio para que no se llene de vándalos, ladronzuelos, graffiteros o amigos de lo paranormal. Ya sé que esto es difícil de cumplir, pero al menos hacen una declaración de intenciones.

Hay varios blogs de este tipo:
www.loslugaresolvidados.blogspot.com
www.abandonalia.blogspot.com
www.esperandoaltren.blogspot.com
donde se pueden ver desde cementerios de locomotoras a un viejo almacén de cabinas telefónicas londinenses, pasando por aeropuertos fantasmas, cementerios de anclas, de libros... En todos ellos enlaces que te llevan incluso a otros internacionales, ya que parece que en los países centroeuropeos hay muchos lugares abandonados de la 2ª Guerra Mundial. Vale la pena darse una vuelta por ellos y curiosear.

Me gusta la idea porque a partir de algunas fotografías se pueden reconstruir las historias que las habitaron. Las fotos que encabezan este post son las que más llamaron mi atención. Están en el blog abandonalia y pertenecen a Antonio Martínez Ron. Se trata de un club de alterne (un puticlub, vamos) abandonado en las afueras de Madrid, aunque no dice dónde está exactamente. En el lugar que hoy ocupan colillas, zapatos y toneladas de basura se pueden imaginar miles de historias. Creo que sobran los comentarios.

2 comentarios:

kawligas dijo...

¡Qué idea tan magnífica! Tengo un candidato para ser fotografiado en su decrepitud, aunque no se sabe a ciencia cierta cuando ello será posible: "El Camp de Mestalla", una vez vendidas las parcelas y abandonado el estadio por el club.

Tomás dijo...

Hola,
Como autor de Esperando al Tren y amigo de los dos otros autores, me gustaría aclararte una cosa:
Supongo que, como muchos, has llegado a Abandonalia a través de Fogonazos.
Lo digo porque las fotos del club de alterne nos, efectivamente, de la página ABANDONALIA, pero Antonio es el autor de Fogonazos y no del blog ni de las fotos del club.
Dicho esto, gracias por acordarte de nosotros.
Y más aún, si te gusta el tema de los abandonos, el club cela nos reune a todos los de España.