martes, 12 de mayo de 2009

Antonio Vega



Esta mañana ha muerto Antonio Vega. Es algo que lamentablemente esperábamos desde hace tiempo sus seguidores. En los últimos años cada breve aparición suya en los medios, cada colaboración suya en discos recopilatorios, nos reconfortaba porque al menos sabíamos que el genio seguía vivo.

El año pasado Nacha Pop volvió a juntarse, y aunque éramos muchos los que dudábamos de que pudiera aguantar el ritmo de las giras, como así fue, pensábamos que al menos podría seguir viviendo el tipo de vida que eligió.

Una de las últimas veces que lo ví en televisión fue junto a Miguel Bosé en un especial por no se qué motivo. Cantó a dúo con él una de mis canciones preferidas, El sitio de mi recreo, sentado en un sofá, sin apenas levantarse. Pensábamos que era el fín. Pero una vez más volvió a aferrarse a esa vida que tanto le maltrató y a ilusionarse, a ilusionarnos a todos, con nuevos proyectos.

Hace unas semanas volví a verlo en televisión, en un horrible programa de recuerdos al que me enganché solo para volver a escucharlo. Parecía feliz, esperanzado, y una vez más, como cada vez que le veía actuar, le dije a mi esposa algo así como qué bien, eso significa que va hacia delante.

Pero esta mañana me he desayunado con la noticia de su muerte. Esta vez si era real. Y he leído que preparaba un libro con poemas que estaría acabado la semana que viene. Y un nuevo disco. Y unas giras para este verano en sitios pequeños….

He vuelto a escuchar El sitio de mi recreo. Confieso que he llorado.


No hay comentarios: