lunes, 21 de septiembre de 2009

Odio por amor. Paz sin fronteras II

Visité Cuba el año 94. Dejé allí muchos amigos, alguno de los cuales, acérrimo defensor del Fidel, lleva ya años viviendo una nueva vida en Miami. Muchas cosas han cambiado desde entonces, pero no en la isla si hablamos del brutal bloqueo americano. Fidel se fue (o pasó a un segundo plano) y le sustituyó su hermano Raúl, ese que decían que iba a endurecer el régimen. Llega dinero a la isla, la censura parece que se ha relajado, los jóvenes utilizan el móvil, ven cadenas americanas…. Pero lamentablemente todavía se sigue persiguiendo a los disidentes solo por sus ideas.

Sería difícil hablar en unas líneas de Cuba, de su sistema político, de si debe seguir o abrirse totalmente al mundo. Pero lo que realmente me cabrea es que parece que Cuba es el único sistema comunista en el mundo, la única dictadura. ¿Y China o Marruecos, donde se pisotean diariamente los Derechos Humanos?. Eso por poner sólo dos ejemplos.

El concierto de anoche en La Habana fue sólo eso, música, al menos esa era la intención de sus organizadores. Música por la Paz. Un aire fresco para la ya de por si castigada juventud cubana. Y el que pretenda ver otra cosa está más anticuado que ese comunismo que tanto critica. Amenazar de muerte a músicos por el sólo hecho de querer hacer lo que saben, sacar una apisonadora en Miami destruyendo los discos de Juanes, sólo hace que complicar el tránsito democrático y poner a cada uno en su sitio.

Is time to change. Es tiempo de cambiar.

No hay comentarios: