martes, 28 de septiembre de 2010

Yo también iré.


Aunque al principio tenía mis dudas sobre si secundar o no la huelga general de mañana, al final ha prevalecido el si. Porque la crisis no debemos pagarla siempre los mismos. Porque con la crisis se ha perdido una ocasión magnífica para reajustar el sistema económico. Porque me niego a que la política económica de este gobierno la dicte un tipo que es incapaz de gestionar bien sus empresas. Porque no quiero perder lo que tantos años le ha costado conseguir a la clase obrera. Porque quiero dejarle a mi hijo un mundo mejor, con una riqueza mejor repartida. Porque nadie hasta ahora ha sabido explicarme cómo con el despido barato se crea más empleo. Porque no le voté a un gobierno de izquierdas para que haga una política de derechas. Porque seré un iluso, pero sigo pensando que sin la unidad la clase obrera está vendida. Porque desde que tengo uso de razón he vivido en una crisis continua que me hace difícil llegar a fin de mes. Y porque, como escribía el otro día Almudena Grandes en El País: "hemos heredado, junto con nuestro apellidos, la experiencia de que no existe otra manera de proteger nuestros derechos". Por todo eso y mucho más, yo también iré mañana a la huelga.

No hay comentarios: